WSH

WSH

En publicaciones anteriores abordamos los factores de riesgos ocupacionales y el cómo inciden los espacios de trabajo cerrados o confinados en la salud de nuestros pulmones. En esta ocasión hablaremos sobre los males o padecimientos más comunes relacionados con el trabajo.

El exceso de trabajo, las malas condiciones para el trabajador así como otros detalles, muchas veces imperceptibles, ocasionan enfermedades relacionadas con el trabajo.

Los padecimientos de los trabajadores representan pérdidas considerables para las empresas; el estrés laboral, la fatiga y las molestias de espalda son de los problemas más frecuentes que afectan al personal.

A continuación enlistamos algunas de las enfermedades laborales más comunes:

1. Estrés laboral

Es la primera causa de ausentismo laboral y disminución de la productividad de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Uno de sus principales síntomas es el dolor de cabeza. El exceso de trabajo o los problemas dentro del centro laboral hacen que el personal sufra de estrés laboral, ansiedad u otros males. El estrés provoca que los trabajadores pierdan, en promedio, entre uno y cuatro días laborales al año.

2. Fatiga visual

Ojos rojos, ardor y cansancio son los síntomas. Se presenta por la continua lectura de documentos o computadores sin protectores visuales o con bajos niveles de iluminación.

3. Dolor de espalda (lumbalgia) y fatiga postural

Después de estar sentado en una extensa jornada laboral -además del deficiente diseño ergonómico de las sillas-, es muy probable que una mala posición termine por afectar el estado de la espaldaSi el trabajador es mayor de 45 años, hay riesgo de desarrollar artritis o problemas permanentes en la columna.

4. Síndrome del túnel carpiano

Causado por la flexión reiterada de la muñeca, que produce pérdida de fuerza en las manos. El uso del computador durante jornadas prolongadas suele provocar molestias en la muñeca y el codo, que a largo plazo pueden derivar en tendinitis.

5. Gastritis

Cuando la falta de organización, tiempo, estrés o problemas ocasionan un desorden en el horario de almuerzo, desayuno o cena surgen enfermedades gastrointestinales como la gastritis. Además, comer apurado o ingerir comida rápida no saludable también tiene consecuencias.

6. Obesidad

Este mal, por su parte, se ha incrementado debido a las largas horas que los trabajadores pasan sentados en sus escritorios, la falta de ejercicio y mala alimentación.

7. Gripe o resfriado

El frío que produce el aire acondicionado, junto con los espacios reducidos en la oficina, hace que la gripe esté entre los males comunes del trabajo. Además que la cercanía de los puestos laborales hace que la gripe se propague fácilmente entre los trabajadores.

El éxito de tu organización depende de la buena salud de tu personal. Para prevenir y detectar afecciones relacionadas con el trabajo te recomendamos invertir en exámenes médicos ocupacionales y vigilancia médico ocupacional.

En artículos anteriores hemos hablado sobre los accidentes laborales más comunesasí como las formas de evitarlos; sin embargo, es necesario aclarar la definición de accidente laboral. Usualmente asociamos el término con episodios o situaciones catastróficas que pudieran presentarse en un sector industrial, de construcción, laboratorios, etc., o incluso accidentes por un descuido, tropiezo, o inconsciencia.

No obstante, existen otro tipo de accidentes laborales no tan puntuales ni estrepitosos, todo lo contrario, son accidentes invisibles que derivan de una mala práctica reiterada, constante y acumulativa: los accidentes por malas posturas y los sobreesfuerzos.

Estar ocho horas o más sentado frente al computador con una mala postura puede provocar fatiga visual, trastornos musculoesqueléticos, fatiga mental, entre otros. Mantener una buena postura en el trabajo de oficina, por tanto, puede evitarnos muchas molestias, reducir nuestro nivel de estrés laboral y, en general, hacernos más agradables y productivas las horas de trabajo. Inclusive, estas malas posturas pueden ser producto de espacios en los que no se ha respetado ni tomado en cuenta la ergonomía.

Por otra parte, la frecuente e incorrecta manipulación de cargas puede provocar lesiones dorsolumbares de carácter leve o grave, según las circunstancias. En el manejo de materiales (cajas de bebidas, barriles de cerveza, etc.), pueden producirse sobreesfuerzos con también riesgo de lesiones dorsolumbares, debido al peso o volumen de los materiales manipulados, o bien a la adopción de posturas incorrectasdurante la manipulación de los mismos.

Igualmente, al estar de pie durante largos períodos pueden aparecer síntomas de calambres, sensación de pesadez en las piernas, dolores e inflamaciones, varices... El transporte continuado de bandejas pesadas por encima del hombro y con flexión de la muñeca, puede conllevar el riesgo de tenosinovitis: síndrome del túnel carpiano (inflamación de los tendones que pasan por la muñeca).

Para prevenir los accidentes por malas posturas y sobreesfuerzos sigue estos consejos:

  • Manipula las cargas flexionando piernas y brazos a la vez que mantienes la espalda erguida.
  • Es preferible manipular las cargas cerca del cuerpo, a una altura comprendida entre la altura de los codos y los nudillos, ya que de esta forma disminuye la tensión en la zona lumbar.
  • Usa una silla ergonómica en la oficina y si al ajustar la altura de la silla tus pies no llegan de forma cómoda al suelo, es aconsejable que utilices un reposapiés.
  • La distancia entre la pantalla y nuestros ojos debe estar en un rango comprendido entre 55 a 99 centímetros.
  • Al teclear procura que las manos no se encuentren elevadas por encima del codo; sitúa el teclado a unos 10 centímetros de distancia respecto al borde de la mesa.

Sigue estas simples recomendaciones que te permitirán cuidar de tu cuerpo y evitar sufrir algún accidente por malas posturas y sobreesfuerzos. Si necesitas asesoría en seguridad y salud en el trabajo puede leer acerca de nuestro servicio de Seguridad e Higiene Industrial.

 

Las várices son venas inflamadas y retorcidas que se pueden ver bajo la superficie de la piel. Por lo general aparecen en las piernas, pero también pueden formarse en otras partes del cuerpo. Estas, al igual que otras afecciones, están relacionadas con el trabajo; y si bien las causas principales son la predisposición genética, los embarazos y la obesidad, suelen aparecer con mayor frecuencia entre personas que están muchas horas de pie en su trabajo.

Habitualmente se considera como población de riesgo los camareros, enfermeras, profesores, policías o los que trabajan en salones de belleza, porque pasan bastante tiempo de pie; aunque también se debe tomar en cuenta aquellas personas cuyos trabajos los obligan a permanecer mucho tiempo sentados (cajeros, choferes, oficinista…) porque realmente lo que mueve la sangre venosa de las piernas son los músculos de la pantorrilla, y al estar sentados tampoco se activan estos músculos.

Esta afección no es solo un problema estético ni exclusivamente femenino, pues entre 35 y 50% de los casos de várices también se presentan en hombres, la mayoría de ellos entre los 40 y 60 años. La enfermedad varicosa se caracteriza por una dificultad en el retorno venoso, lo que produce un aumento de presión de las venas de las piernas que se van engrosando hasta hacerse visibles.

A veces estas venas sobrecargadas pueden no ser visibles a simple vista, pero su aumento de presión provoca dolor al caminar, calambres, sensación de cansancio y pesadez en las piernas.

Síntomas que advierten la presencia de várices

  • Pesadez en las piernas.
  • Aparición de varices con venas visibles.
  • Edema.
  • Hinchazón.
  • Aparición de dolor.
  • Calambres.
  • En etapas avanzadas pueden aparecer úlceras venosas, dermatitis ocre (oscurecimiento de la piel) o el sangrado en varices complicadas.

¿Cómo prevenir la aparición de varices?

  • Es importante tomar en cuenta las pausas laborales y no permanecer mucho tiempo sentado o de pie.
  • Realiza ejercicios de estiramiento.
  • Adopta una dieta balanceada consumiendo alimentos que favorezcan la buena circulación.
  • Al estar sentado, mantén una buena postura que evite la presión en las pantorrillas y no cruces las piernas; usa reposapiés.
  • Usa zapatos con tacón moderado.
  • Toma suficiente agua.

Hemos comentado en artículos anteriores la importancia de la medicina ocupacional y la función que cumplen los médicos dentro de las empresas, que no es más que vigilar y resguardar la salud de los miembros de la organización.

Y ¿cómo los médicos ocupacionales vigilan y resguardan la salud de los trabajadores? Para esto nos puede ayudar la Resolución Ministerial Nº 312-2011-MINSA de 26 de abril de 2011, en la que se publicó y aprobó el Documento Técnico: “Protocolos de exámenes médicos ocupacionales y guías de diagnóstico de los exámenes médicos obligatorios por actividad”.

En este documento se dan esbozos de cómo debe ser llevado a cabo el trabajo de los médicos ocupacionales dentro de la empresa. Ahí se indican los exámenes médicos que deben practicarse por actividad, los requisitos de los médicos ocupacionales, la permanencia mínima de este en las empresas, entre otras obligaciones.

En ese sentido, la vigilancia de la salud de los trabajadores es un proceso de recolección de información y análisis sistemático de todas las evaluaciones necesarias que permitan proteger la salud de quienes hacen vida en la organización.

El texto también hace referencia a dos tipos de vigilancia médica cuyo objetivo es supervisar las siguientes situaciones:

  1. Estado de salud de los trabajadores: Son evaluaciones médicas de los trabajadores que se realizan antes, a intervalos periódicos y al concluir el desarrollo de las actividades en un puesto de trabajo.
  2. Riesgos para la salud de los trabajadores: Son evaluaciones cualitativas de los agentes o factores de riesgo de naturaleza física, química, y/o biológica que se realizan de acuerdo con las metodologías de la gestión de riesgos.

En otras palabras, el médico ocupacional cumple con su función de vigilar la salud de quienes forman parte de la empresa a través de la organización y práctica de los exámenes ocupacionales dispuestos por la Ley; identificación de riesgos ocupacionales; y asesoría en temas de salud ocupacional que van desde la cultura de resguardo de salud hasta la ergonomía en las instalaciones.

¿Cuál es el rol del médico ocupacional?

Para las empresas es sumamente beneficioso contar con un médico ocupacional, dado que, a partir de una vigilancia adecuada y oportuna, se puede detectar tempranamente enfermedades o padecimientos ocupacionales y evitar así su progresión.

Además, contribuirá con la empresa evitando problemas legales, laborales y situaciones que perjudican la salud del trabajador. Todo esto en aras de maximizar la productividad del equipo de trabajo y fomentar un ambiente saludable y armónico.

Ante la pregunta acerca de si es importante contar con un médico ocupacional dentro de la empresa, la respuesta es SÍ. Ahora que comprendes la importancia de contar con un profesional de la salud en tu organización, puedes invertir en nuestro servicio de Vigilancia Médico Ocupacional.

 

Todos tenemos la posibilidad de sufrir un accidente laboral en la cotidianidad de nuestras jornadas, no obstante, ser precavidos y tomar medidas de seguridad nos ayudará a reducir la probabilidad de sufrir alguno.

Ante esto, las empresas tienen la obligación de tomar en cuenta y promover entre sus trabajadores la necesidad de seguir normas de seguridad para el resguardo de su salud. Y aún más, cuando la organización emplea en sus procesos maquinaria pesada.

Los colaboradores encargados de operar maquinaria pesada, así como el resto de los trabajadores que realizan sus actividades en las adyacencias de estos equipos, deben estar capacitados para utilizar este tipo de máquinas y conocer y cumplir unas reglas básicas de seguridad.

A continuación te mencionamos algunas normas de seguridad para el resguardo de la salud de los trabajadores que usan o están cerca de maquinaria pesada:

  1. Contar con equipo de seguridad adecuado. Ajustar el cinturón de seguridad y el asiento.
  2. Utilizar guantes y gafas de seguridad para efectuar trabajos en la batería.
  3. Realizar la inspección previa de la máquina. En los trabajos de mantenimiento y reparación estacionar la máquina en suelo firme, colocar todas las palancas en posición neutral y parar el motor quitando la llave de contacto.
  4. Cuando la máquina no esté en uso deberá permanecer apagada. No debe liberarse los frenos de la máquina en posición de parada si antes no se ha instalado tacos de inmovilización de las ruedas.
  5. Estacionar la máquina en una superficie nivelada. En terrenos pendientados se deberá trabajar de cara a la pendiente.
  6. El trabajador debe ser notificado por escrito de sus riesgos durante la operación de maquinaria.
  7. Contar con un gran ángulo de visión. Mirar continuamente en la dirección de la marcha para evitar atropellos durante la marcha atrás.
  8. Si trabajas cerca de maquinaria pesada debes conocer su ubicación y hacia qué dirección se dirige.
  9. Mantente fuera de los puntos ciegos del equipo. Haz contacto visual con el operador del equipo pesado antes de acercarse a la máquina.
  10. Conocer dónde están ubicados los demás trabajadores y mantenerlos fuera del trayecto de la maquinaria pesada en movimiento.

En las últimas décadas, los avances tecnológicos han contribuido a mejorar significativamente las condiciones de los lugares de trabajo. Los cambios son notorios en materia de Salud y Seguridad en el Trabajo (SST), puesto que en algunos casos la automatización industrial ha permitido reducir e incluso eliminar riesgos tradicionales.

Si bien la tecnología se ha convertido en un aliado estratégico, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el número de enfermedades y riegos relacionados directamente con el lugar de trabajo siguen siendo inaceptablemente elevados. Entre las causas destacan las condiciones poco apropiadas en las que laboran los trabajadores del sector informal.

De acuerdo con cifras de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), 25% de las empresas del Perú son informales; mientras que la informalidad laboral representa un 70%. Ese mismo grupo de trabajadores, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tienden a ser los más vulnerables porque con frecuencia laboran en condiciones peligrosas.

¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden afectar la salud de los trabajadores? En este artículo conocerás cada factor y los efectos que generan en la salud.

Factores químicos

Como su nombre lo indica, se refiere a sustancias orgánicas e inorgánicas que durante la fabricación, manejo, transporte, almacenamiento o uso; pueden incorporarse al ambiente en forma de polvos, humos, gases o vapores. Si alguien entra en contacto con dichas sustancias es propenso a sufrir efectos irritantes, corrosivos, asfixiantes, tóxicos e incluso lesión de tejidos.

Factores físicos

Los efectos de estos factores varían según la intensidad, exposición y concentración. Abarca ruidos, vibraciones, iluminación, temperaturas extremas, radiaciones y presiones anormales.

Factores biológicos

Son factores propios del medio ambiente que están presentes en el lugar de trabajo. Las amenazas provienen de hongos, virus, bacterias y parásitos; y sustancias derivadas de los mismos. Estos organismos, que pueden ser de origen animal o vegetal, suelen ser los causantes de enfermedades infectocontagiosas, reacciones alérgicas e intoxicaciones.

Factores ergonómicos

El mal diseño de los puestos de trabajo se convierte en otra amenaza para la salud, pues suele ser el causante de posturas incómodas y entorpecimiento de tareas. Entre este tipo de factores también destacan ejercer fuerza en exceso, levantar objetos pesados, iluminación inadecuada y realizar tareas repetitivas.

Factores locativos

Se relacionan con las condiciones de funcionamiento, diseño, forma, tamaño y disposición de equipos, maquinaria y herramientas (modo de uso y mantenimiento apropiado). También abarca la estructura de la locación, distribución de espacios, techos o cubiertas; escaleras y barandas; puertas, áreas de circulación interna, paredes y servicios (baños, cuartos de cambio y suministros de agua).

Estos factores suelen ser las principales causas de accidentes de trabajo, pues son una constante en cualquier jornada laboral y comprometen, en alto grado, el bienestar, la seguridad y productividad de los trabajadores.

Factores eléctricos

Referente a los riesgos propios de los sistemas eléctricos de las máquinas. También abarca las caídas de altura.

Factores psicosociales

También conocidos como psicolaborales, hace referencia a situaciones organizacionales que, al interactuar con factores endógenos (edad, patrimonio genético o antecedentes psicológicos) y exógenos (vida familiar y cultura), pueden generar cambios negativos en el comportamiento del individuo, como agresividad, ansiedad e insatisfacción.

Entre los efectos negativos para la salud también están los trastornos físicos o psicosomáticos como fatiga, cefalea, propensión a trastornos gastrointestinales, hipertensión, cardiopatías, envejecimiento prematuro, entre otros.

Si en tu organización se presentan uno o varios de estos factores es momento de que tomes medidas correctivas. Considera que un ambiente de trabajo saludable es un ambiente más productivo. 

 

De acuerdo con cifras de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), 25% de las empresas del Perú son informales; mientras que la informalidad laboral representa un 70%.Ese mismo grupo de trabajadores, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tienden a ser los más vulnerables porque con frecuencia laboran en condiciones peligrosas.

Ahora, con la aplicación del Plan Nacional de Inspección del Trabajo (Planait 2017), la Sunafil busca formalizar al mayor número de trabajadores posible y así más peruanos logren tener acceso a beneficios laborales, entre ellos, los que están relacionados con la salud y la protección de la integridad física.

¿Qué implicaciones tiene esto para tu organización? Bueno, es evidente que requerirás invertir en servicios de salud ocupacional. Por ello, en este artículo conocerás los beneficios que aportan los exámenes médicos ocupacionales (EMO) a tu empresa.

Conocer los diagnósticos médico ocupacionales de tus trabajadores

El objetivo de los exámenes médico ocupacionales es conocer el estado de salud del y/o aptitud del individuo antes de emplearlo, durante el ejercicio del vínculo laboral y tras la culminación del mismo.

Lógicamente, esta información es vital para la toma de decisiones en la empresa a fin de no poner en riesgo la salud del trabajador, bien sea para aprobar una contratación o tomar acciones correctivas en las medidas de prevención de riesgos laborales. Los EMO nunca tienen fines discriminativos.

Detección precoz de enfermedades

Identificar oportunamente patologías causadas por agentes o factores de riesgo propios del ambiente de trabajo es un punto a favor. Los EMO facilitan la vigilancia del trabajador, así es posible detectar si su condición de salud se ve afectada o agravada por alguna enfermedad contraída en el ambiente laboral.

Impulsan la promoción de salud en el ambiente laboral

Evaluar la salud de tus trabajadores es una forma efectiva de promocionar la salud en el ambiente de trabajo. De hecho, los datos que aportan los exámenes son esenciales para el diseño de campañas de prevención y concienciación de riesgos laborales.

Sabrás si tus medidas de prevención son efectivas

Por último, sí aún desconoces el impacto de las medidas de prevención de riesgos que se aplican en tu empresa, los EMO te darán la respuesta. Los resultados de cada evaluación aportan datos que sirven para medir la eficacia del plan de prevención.

 

La espirometría es una evaluación para determinar alteraciones en vías aéreas superiores o inferiores y es de gran importancia para el diagnóstico temprano de enfermedades de tipo respiratorio, así como para su seguimiento y control. Este examen evalúa los volúmenes y los flujos pulmonares, obteniendo un resultado numérico y una representación gráfica de los mismos.

Durante la prueba, el individuo inhala profundamente e inmediatamente se coloca la boquilla que está conectada a un instrumento denominado espirómetro, mediante el cual se registra la cantidad y frecuencia de aire inspirado y exhalado en un período determinado. Al medir qué tanto aire el paciente exhala y con qué rapidez lo hace, la espirometría puede evaluar un amplio rango de enfermedades pulmonares.

Si un trabajador con frecuencia presenta síntomas parecidos a la gripe o alergias constantes, tal vez esté padeciendo de alguna enfermedad respiratoria como alveolitis alérgica, fiebre por inhalación de humos de metal, la fiebre por humos de polímeros, bronquitis, asma y enfisema. Cualquiera de estas afecciones puede ser causada por algún factor de riegos ocupacional.

Espirometría ocupacional

La espirometría ocupacional permite determinar la capacidad pulmonar de un colaborador y establecer si las condiciones del área de trabajo pueden estar afectando su salud respiratoria.

La mala ventilación, trabajar en espacios cerrados, el calor en industrias químicas, así como la exposición al polvo, humo, gases, vapores o rocío en exceso pueden deteriorar la función pulmonar. Esta información es necesaria para tomar medidas de prevención y protección respiratoria dependiendo del cargo, el factor de riesgo y la fuente de exposición.

En el ámbito laboral, la información proporcionada por la espirometría ocupacional permite determinar si los factores de riesgo ocupacional a los que se encuentran expuestos los trabajadores pueden estar deteriorando la función pulmonar y, por lo tanto, su salud.

Un trabajador saludable es un trabajador más eficiente y productivo. Invierte en exámenes médicos ocupacionales y asegúrate de prevenir padecimientos ocupacionales. Aprende más acerca de nuestro servicio de evaluación espirométrica aquí.

 

Una de las principales causas de los accidentes laborales relacionados con la electricidad es el mal estado de las instalaciones. El polvo acumulado alrededor de los enchufes, la cantidad de equipos que dependen de una conexión múltiple (genera recalentamiento) e incluso mantener al descubierto los cables de electricidad; todo esto puede provocar que ante una subida o bajada de tensión ocurra un cortocircuito y en consecuencia un incendio.

El uso inapropiado de la electricidad, incluso en potencia limitada, representa un peligro en las instalaciones de la organización. Un incendio puede causar grandes pérdidas materiales, pero, en el peor de los casos, la de vidas humanas. Todo esto podría ser una consecuencia resultante de un descuido o por restarle importancia al sistema eléctrico en el lugar de trabajo.

En las instalaciones eléctricas existen dos tipos de riesgos mayores: las corrientes de choque y las temperaturas excesivas; capaces de provocar quemaduras, incendios, explosiones u otros efectos peligrosos. Los accidentes producidos por riesgo de contacto eléctrico pueden producir lesiones leves como calambres, contracciones musculares, irregularidades cardiacas o bien lesiones graves o muy graves incluyendo quemaduras de diferentes grados.

A continuación mencionamos algunas medidas de prevención para evitar accidentes laborales por contacto eléctrico:

  1. Revisa regularmente el estado de los cables que se encuentran a simple vista. Los cables dañados o medio rotos crean resistencia en esos puntos provocando recalentamiento y, en consecuencia, derriten la protección de los cables y desencadena el corto circuito que finaliza en incendio.
  2. Nunca intentar reparar los cables con cinta aisladora. Esta cinta suele despegarse y dejar nuevamente los cables al descubierto, poniendo en riesgo a cualquier persona que los toque sin darse cuenta de la rotura, o también provocar un cortocircuito y posterior incendio.
  3. Los enchufes no deben ser recargados con varios equipos, el uso exagerado de equipos dependientes del mismo enchufe, además de abusar de su capacidad, puede causar una sobrecarga eléctrica o recalentamiento de los componentes ocasionando un corto circuito.
  4. Evita colocar objetos o muebles pesados sobre los cables, estos pueden dañarlos, rompiéndolos y causando cortos circuitos.
  5. No utilice ningún aparato con los cables enroscados, esto puede sobrecalentar los cables y causar un incendio.

Estos son unos pocos y sencillos consejos, pero que pueden ayudarte a prevenir accidentes laborales por contacto eléctrico. Si necesitas asesoría en la materia consulta por nuestro servicio de Seguridad e Higiene Industrial.

 

Si bien las brigadas de emergencia de toda empresa deben estar en capacidad de atender cualquier eventualidad que se presente durante la jornada laboral, es importante que todos los miembros de la organización tengan un conocimiento básico sobre qué hacer ante incidentes y accidentes que sucedan en su lugar de trabajo.

En esta ocasión trataremos cómo debe actuar cualquier trabajador si alguno de sus compañeros se desmaya durante la jornada laboral y empezaremos por definir qué es un desmayo.

Los desmayos o síncopes, lo que técnicamente llamamos pérdida de conciencia, se producen normalmente durante un breve período de tiempo que pueden ser segundos o minutos, debido a un descenso de la presión arterial. Este descenso impide que la sangre llegue correctamente al cerebro, dejando este órgano sin oxígeno. La pérdida del conocimiento breve (o desmayo) suele ser causada por deshidratación, glucemia baja o hipotensión temporal. También puede ser ocasionada por problemas serios en el sistema nervioso o el corazón.

Algunos de los síntomas que puede presentar una persona instantes previos al desmayo son: mareo, debilidad, náuseas, vértigo o tener la sensación de que los ruidos se oyen cada vez más lejanos. Incluso a menudo la persona se pone muy pálida y pierde el tono muscular.

Un síncope puede presentarse mientras la persona realiza algún tipo de esfuerzo físico, experimenta alguna sensación o impacto emocional fuerte, ha permanecido de pie durante mucho tiempo, sufre sangrado o deshidratación severa, e incluso cuando se levanta repentinamente luego de estar sentado o acostado.

Ahora bien, ¿qué hacer si un compañero de trabajo experimenta un desmayo? A continuación te indicamos paso a paso lo que debes hacer:

  1. Primero realiza un análisis rápido de qué es lo que está presentando el sujeto, es vital ver si la persona que se desmayó está respirando con normalidad y si su ritmo cardiaco está bien.
  2. Seguidamente, aflójale cualquier prenda de ropa que le apriete para ayudar a restablecer el flujo sanguíneo.
  3. Levántale los pies y las pantorrillas colocándolos sobre un bolso o alguna silla, quedando estos por encima del corazón, de esta manera también pueden ayudar a restablecer el riego de sangre al cerebro.
  4. Mantén a la persona afectada acostada al menos durante 10 a 15 minutos, preferiblemente en un espacio bien ventilado, a la sombra y en silencio.
  5. Evita darle algún alimento o bebida a la persona al recuperar la conciencia, tampoco le des bofetadas para reanimarla.
  6. No viertas agua sobre la cabeza del desmayado.

Si la persona tiene antecedentes de síncopes, si presenta alguna complicación o incluso si demora más tiempo de lo debido a la hora de recobrar el conocimiento, es importante acudir a un médico capacitado para atender este tipo de situación.